Dificultades para salir de los ficheros Asnef / Experiam / Equifax

“En la mayoría de los casos, el banco no puede ver el nombre de la empresa acreedora que ha incluido a sus clientes en el registro, sino solo el importe de la deuda y la tipología de la misma: préstamos impagados, tarjetas de crédito cuya cuota no se ha saldado, descubiertos en la cuenta, avales bancarios no satisfechos, deudas con operadores de telefonía generadas por una portabilidad, retrasos en el pago de una factura, y adquisición de terminales no pagados, entre otros”,  En otras palabras, esta opacidad que rodea la identidad del acreedor dificulta muchas veces el pago de la deuda y, por consiguiente, la salida del fichero. Así como la práctica de las empresas acreedoras de vender las deudas a otras compañías, que se encargan de cobrarlas “amedrentando al moroso”,
La deuda contraída con las administraciones públicas, y que no ha sido devuelta, representa también “cantidad de casos”, ya que los ficheros de morosos suelen sacar estos datos del BOE o de los boletines provinciales, que es donde se publican. Desgraciadamente, una vez registrados en el fichero, estos importes se quedan, aunque hayan sido abonados. Y el bloqueo de la solicitud de préstamo está servido.